Los hombres Capricornio del segundo decanato y la Amistad

No se puede decir que sea de fácil acceso ni, por otro lado, que sea muy sociable. Puesto que lo esencial para él es actuar y hacer. Es muy duro consigo mismo y a veces muestra una estricta disciplina.
No es muy tierno con los demás. No es flexible ni tolerante, por consiguiente, se revela muy exigente. Y no es cuestión de decepcionarle. Sin embargo, su firmeza y su rigor pueden tener su lado bueno.
Así pues, es fundamentalmente íntegro, poco comunicativo, incluso capaz de hacer una total abstracción de sus sentimientos, de cualquier consideración de tipo afectivo y emocional, pero dicho comportamiento le hace justamente fiable y constante. Se puede contar con él, incluso apoyarse en él y, cuando conseguimos su amistad, podemos estar seguros de que nunca nos fallará en un compromiso. Pensándolo bien, se trata de cualidades que escasean, incluso excepcionales, en el mundo en que vivimos. Puede ser, pues, un amigo valioso.