Los hombres Capricornio del segundo decanato y la profesión

Independientemente de su aspecto físico, cuenta con una sorprendente fuerza interior que le hace especialmente paciente, resistente e infatigable, sobre todo cuando tiene una tarea que cumplir, una misión que llevar a cabo o un objetivo que alcanzar.
Habla poco, pero siempre actúa. Y aunque a veces actúe poco, siempre alcanza su objetivo. Cuando ha conseguido sus fines no presume de ello, ni intenta obtener un reconocimiento admirativo, pero tampoco soporta que sus actos se critiquen o encuentren oposición; puesto que es especialmente susceptible y, por consiguiente, muy orgulloso.
De tal manera, no es un personaje de trato fácil, y si se aprecia mucho su perspicacia y su eficacia en el trabajo, independientemente de la naturaleza de su actividad, resultará muy difícil entablar relaciones expresivas o, simplemente, normales con él; puesto que a veces su dureza es perjudicial o sus relaciones forman una especie de barrera entre él y los demás.