Los Hombres Capricornio del tercer decanato y el Amor

Valor y tenacidad son las dos palabras que entran a menudo en su vocabulario.

Pero no sólo se conforma con pronunciarlas, sino que las pone en práctica.

Puesto que no sólo resulta muy ambicioso, aunque no lo parezca o no se vanagloria de ello, sino que también es idealista, lo que, en cierta forma, refuerza y estimula su voluntad de vencer y de llegar hasta el final.

Pero sus opiniones no son en absoluto ilusas ni utópicas, puesto que se trata de un hombre que trabaja duro, añadiendo día tras día, sin descanso ni desfallecimiento, su nuevo grano de arena a la obra que ha emprendido a largo plazo.

Muy absorto en sus ocupaciones, a veces se muestra egocéntrico.

Amarle implica, pues, entrar en comunión con él y acompañarle, incluso ayudarle en su tarea, sabiendo que nada ni nadie jamás le apartarán de ella. Y sin embargo, a su manera, no carece de imaginación, romanticismo, encanto, y puede perfectamente hacer que le amen de forma incondicional.