Padre Capricornio e hijo Piscis

Si es un niño, gracias a su hijo el padre se reconcilia con una forma de ternura, que había inhibido o que quizá jamás había tenido.

El hijo admira mucho a su padre, el cual pone grandes esperanzas en él.

Si es una niña, al padre no le gustan su gran emotividad ni su sed de fusión afectiva.

Sin embargo, sabe cómo arreglárselas para tocar la fibra sensible del padre y ambos acaban por establecer una relación con mucha complicidad, siempre que se cuente con el apoyo del padre hacia su hija.