Padre Capricornio e hijo Virgo

Si es un niño, el padre y el hijo mantienen una verdadera connivencia, puesto que son muy complementarios.

El hijo se apoya en su padre para desarrollar un espíritu lógico y un sentido del orden y la organización, tan característicos de Virgo.

Si es una niña, quiere mucho a su padre. Está muy unida a él, aunque exista muy poca ternura en sus intercambios.

Sus relaciones son, pues, muy cómplices, pero de forma muy reservada.