El simbolismo del Dos

El número Dos simboliza el origen de los pares y de la oposición. Es el complemento de la unidad generadora (impar y masculina). Se lo relaciona con la mujer y en especial con su capacidad para posibilitar la evolución y la diversidad. Indica el camino a seguir, el destino que debemos alcanzar. Se vincula con el trabajo, la belleza y el impulso para siempre continuar con la tarea establecida. En la baraja española, el número dos simboliza a la figura materna. A continuación, se detallan las características particulares de la madre de acuerdo con el grupo al que corresponde el número dos.
Dos de oros: figura materna bondadosa y guardiana (especialmente en el plano económico). Si esta carta aparece invertida, significa que la figura materna será mucho más sensible, emocional y protectora en todos los ámbitos de la vida.
Dos de copas: figura materna contenedora, acogedora, muy comunicativa y guardiana de sus afectos. Si esta carta aparece invertida, representa una madre algo frívola, indiferente y hasta negligente.
Dos de espadas: figura materna que ostenta mucho poder y superioridad. La comunicación con ella es complicada por lo cual hay tendencia a conflictos y duros enfrentamientos. Si esta carta aparece invertida, representa una madre en la que se agudizan estas cualidades y, como consecuencia, muchas veces se generan distanciamientos.
Dos de bastos: figura materna extremadamente protectora y exigente. Suele actuar impulsivamente. Si esta carta aparece invertida, aumenta la posibilidad de conflictos debido a las características de la madre. Los hijos suelen sentirse sofocados; se generan importantes discusiones con la madre que no suelen llegar a buen término.

Volver a Cartas españolas