El simbolismo del nueve

El 9 simboliza las tríadas, es decir, grupos de tres que de alguna manera interaccionan. En las cartas españolas, este número representa la aparición de un tercero. Usualmente, este individuo se relaciona con la figura de un amante. Pero también puede indicar un tercero que influencia de cierta forma a la persona que realiza la consulta y que, generalmente, lo lleva al plano de los conflictos y la competencia. El tipo de relación varía de acuerdo con el palo al que pertenece el número nueve.
Nueve de oros: tercero que estimula para evolucionar económicamente, trae beneficios materiales y prosperidad. Si esta carta aparece invertida, señala que el tercero establece lazos más sentimentales que materiales con la persona que realiza la consulta.
Nueve de copas: tercero que transmite felicidad. La relación se basa en la protección y la diversión. Si esta carta aparece invertida, indica que la relación es algo más desestructurada y sin demasiados compromisos.
Nueve de espadas: tercero que trae problemas de toda índole. Una relación sentimental propensa a los conflictos y a la desilusión. Si esta carta aparece invertida, implica que la relación producirá daños importantes no sólo a la persona involucrada sino también a todo su entorno más cercano.
Nueve de bastos: tercero que se caracteriza por mantenerse en la oscuridad, en la prohibición. La relación desemboca inevitablemente en discusiones, conflictos y celos. Si esta carta aparece invertida, indica que todo cuanto suceda en esa relación estará potenciado por el extremo apasionamiento con que se vinculan las personas involucradas. Incluso los enfrentamientos y las peleas por el poder serán mucho más encolerizados.

Volver a Cartas españolas