El simbolismo del seis

El número seis simboliza un equilibrio incierto, una relación de opuestos que pueden resultar complementarios. Algunos autores sostienen que el número seis está representado por la estrella de seis puntas. Esta figura resulta de la conjunción de dos triángulos enlazados y opuestos. El seis en las cartas españolas nos habla de amor; en este caso se enfoca especialmente al amor existente en una relación de pareja. Este vínculo puede tener diversos matices y atravesar distintas circunstancias. Cada uno de los grupos al que pertenece el número seis nos hablará de todas esas vicisitudes.
Seis de oros: la relación se basa en la confianza, certeza, amparo y placer. Si esta carta se descubre invertida, hace hincapié más especialmente en los sentimientos que las dos personas se profesan. Ambos están satisfechos por el amor que se cultiva en esa relación.
Seis de copas: indica acontecimientos románticos muy divertidos e íntimos. En algunas oportunidades, esta carta predice el inicio de una relación. Si este naipe aparece invertido, sugiere que la persona puede padecer de cierto tipo de sentimiento negativo causado por alguna desilusión.
Seis de espadas: representa los problemas de pareja. Se experimentan engaños, adulterios o alejamientos. Si la carta aparece invertida, manifiesta sentimientos de resentimiento y venganza con motivo de los problemas anteriormente detallados. La persona no es capaz de encauzar su vida y solucionar los conflictos de la manera más beneficiosa para ella.
Seis de bastos: hace referencia a una relación nueva que se distingue por su apasionamiento, erotismo e intensidad; aunque surgen pequeños conflictos ya que cada uno pretende tener el poder en la relación. Si la carta aparece invertida, los enfrentamientos serán verdaderamente graves, toda la energía inicial estará dirigida a discusiones y peleas.

Volver a Cartas españolas