El simbolismo del Tres

El número Tres simboliza una tercera figura que aparece como resultado de la unión entre los opuestos complementarios. Es decir, la figura masculina y la femenina dan nacimiento a un nuevo ser. Este número impar que aparece como resultado de la alianza de los dos números anteriores (impar y par) permite que el ciclo comience nuevamente su evolución natural. En las cartas españolas, el tres hace referencia al lazo que une a la mujer y al hombre; es decir, representa la figura del hijo. Seguidamente, los aspectos del número tres de acuerdo con el palo al que pertenece.
Tres de oros: hijo que establece un vínculo fuerte y benéfico con sus padres. El equilibrio entre ellos genera una relación basada en la confianza y los sentimientos más sinceros. Si esta carta aparece invertida, está indicando que el lazo afectivo es aún más consolidado e indestructible.
Tres de copas: hijo caracterizado por su energía, su alegría y su disposición natural a la diversión permanente. Si esta carta aparece invertida, simboliza que el hijo no sabe establecer un orden de prioridades; prefiere siempre la juerga y deja de lado el cumplimiento de sus responsabilidades.
Tres de espadas: hijo que se destaca por ser muy culto, por su capacidad intelectual y sus alcances profesionales en la vida. Si esta carta aparece invertida, hace referencia a la aparición de problemas y enfrentamientos entre el hijo y sus padres.
Tres de bastos: hijo que puede describirse como un ser intenso, con mucha fuerza y espíritu aventurero. No le gusta estancarse ni establecerse durante demasiado tiempo. Tiene que estar en permanente movimiento, descubriendo cosas a cada paso, disfrutando de la vida a pleno. Si esta carta aparece invertida, está hablando de un hijo que puede ser demasiado aferrado a su familia, muy celoso y dominador con sus seres queridos.

Volver a Cartas españolas