Hombre Escorpio Mujer Piscis

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Piscis y un hombre Escorpio?

El resultado de la fascinación que experimenta la mujer Piscis en presencia del hombre de Escorpio es un amor que termina en matrimonio o en una relación apasionada e inolvidable. Nacieron el uno para el otro. Su amor será digno de los dioses, siempre que los temores o la desidia no empañen la felicidad que se les presenta. Debes actuar con cuidado porque lo que podría ser una hermosa relación puede terminar en una dramática separación, aunque el recuerdo del amor cabal que se prodigaron, les durará siempre.
El primer error que puedes cometer es tratar de hacerlo adoptar una actitud emocional adulta y, con la sinceridad que te caracteriza, tratar de cercenarle alegremente los recuerdos que lo atan a su hogar, diciéndole que viva el presente. Puede reaccionar violentamente y refugiarse en sus evocaciones para nunca volver a salir, hasta que tú hayas desaparecido con el realismo que te dispara Urano, tu planeta regente.
El suele sentirse dolido por la indiferencia del mundo circundante y también por la de sus amigos y compañeros. En su infancia estuvo siempre protegido y con contención. Pensará que te pareces a un hombre, mientras él busca una mujer encantadora y femenina. Sabemos que si de algo no puede acusarte es de insulsa, pero es la palabra que utiliza, además de “cruel”, para los que no sincronizan con sus estados fluctuantes. Pero tú eres tan cambiante como él, con la característica de que sueles llorar cuando los otros ríen y reír cuando los otros lloran. El hombre Escorpio tiene una fuerte voluntad y se opondrá a cualquier intención de conducirlo donde no quiere ir. Y pretenderás que confíes en él, no sólo desde el punto de vista sexual, sino sobre sus conceptos y juicios sobre cualquier asunto que les incumbe a ambos. Aceptemos que es muy egoísta, pero no le disgusta para nada un hombre dominante. Tampoco te dejarás intimidar por ciertas muestras de machismo que te resultan hasta divertidas.
El se cree que se sale con la suya, pero tú lo captas con las dulces redes de Neptuno sin que lo advierta. Lo que le desatará el malhumor de Plutón será que comiences a regañarlo, aunque sea con suavidad. Para este hombre es como una gota que le horada el cerebro. Después de un tiempo puede reaccionar violentamente, perdiendo su natural aplomo.
El éxtasis casi perfecto que comparten en su intimidad les brinda un vínculo de seguridad compartida. La concentración silenciosa con que él hace el amor, tu predisposición a confiar en él y a entregarte por entera, entreteje una trama de pasión difícil de deshacer.
Cuando las vibraciones de Plutón, su regente y de Neptuno, el tuyo, se elevan demasiado, aparece el tema de la muerte. Comienzan a reflexionar sobre la reencarnación y por otros varios asuntos que tienen que ver con la muerte. La verán como un tipo de experiencia extraordinaria, no común, por lo que contiene de misterioso, pero también será un tema pasajero. Lo único que podría llegar a separarlos son los celos injustificados y la desconfianza, porque ambos son muy sensibles. Por lo demás, conforman una de esas parejas que hubiera sacrificado fortunas, reinos y honores para vivir su pasión.