Hombre Escorpio Mujer Tauro

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Tauro y un hombre Escorpio?

Te asustarás cuando te mire por primera vez con sus ojos penetrantes. Es un hombre que sabe tanto sobre la naturaleza humana que sólo confía en Dios. En realidad, no es tan temible, mientras no abusen de él o de un amigo débil y, así y todo, en estos casos, “picará” levemente. Es honesto, jamás mezquino y tiene una ética propia, en general muy estricta. El protege a los débiles, pobres e indefensos y es violento con los desleales, los avaros, los autoritarios y los entrometidos.
Como percibes todo esto con rapidez, dejas de tenerle miedo. En general, no le temes a nada, además ya entraste en el encantamiento escorpiano porque se ocupó de hacerle regalos, concesiones y demostraciones de simpatía a toda tu familia y, también, a tus amigos directos. No te dejes llevar sobre lo que murmuran de él algunas mujeres despechadas que lo han buscado y se sintieron mal cuando él las tomó con placer pero, nada más que como una aventura. Cuando a Escorpión no le gusta algo o alguien, lo hace desaparecer como si jamás hubiera existido, por eso es importante que congenien en los gustos fundamentales: para ti sería imperdonable la desaparición de un amigo, pariente o mantel tejido por las monjas benedictinas, sin aviso previo.
Los dos se sentirán atraídos por un magnetismo muy particular. Eres práctica, nada impulsiva y la pasión no te ciega fácilmente. Pero cuando aparece un señor que te paraliza de emoción con sólo tomarte de la mano, pierdes la cabeza como todos. Te vuelves absolutamente vulnerable. El notará que tú amas lo que te pertenece y pretendes conservarlo, pero que no eres celosa. Por lo tanto, no te dará motivo para celos y le encantará que lo sientas como algo que es tuyo y de nadie más. Para el hombre Escorpio el sexo es donde se resume la vida y la muerte, el gran secreto de la vida que tanto le cuesta descifrar. No se trata de un pasatiempo cuando se ha enamorado en serio. Al encontrar a la mujer ideal, lo transformará en una religión donde no habrá cabida para ningún tipo de experimentación exótica, pero le dará una raíz profundamente pasional. Tú le devolverás con la misma moneda, aunque no comportas el rótulo místico que le da a la unión física.
Te impresionará que él, tan razonable o más que tú, demuestre sus más ardientes emociones ya sea con respecto a los amigos, el trabajo, la democracia, la familia o el tema que surja. No toleras las demostraciones de amor o de odio llevadas hasta su límite, porque la tensión que te provocan te produce un gran cansancio, que consideras innecesario. Tu enojo, que te vuelve helada y distante, es un castigo insoportable para Escorpio. Tanto lo hiere el que no hables de lo que te ofende y lo mantengas alejado, casi como si no existiera, que es capaz de irse para siempre, aunque no logre olvidarte jamás.
Tauro tiene un poder extraordinario en esta conducta correcta, pero semejante a la de una celadora de delincuentes juveniles seriales, y penetra en la gente, especialmente en un hombre de Escorpio, con una picadura mucho más vigorosa que las que él mismo suele asestar a los que considera sus enemigos. Tú tienes capacidad para aprender a perdonar: practícala con este ser que de tan mortificado, puede marcharse con rumbo desconocido.