Las mujeres Escorpio del primer decanato y la Amistad

Lo mínimo que se puede decir es que es mordaz. Al menos es lo que piensan y dicen de ella sus amigos, que no son tantos como parece. En efecto, silenciosa y discreta, escucha, observa y juzga todo lo que sucede a su alrededor, las actitudes y comportamiento de los demás y, sobre todo, las de las personas a quienes atrae.
Pero no porque le apetezca entablar conversación o iniciar una relación, se presta fácilmente a ello. Al fiarse solamente de su instinto, se encuentra con muchas barreras que superar antes de confiar en alguien. E incluso entonces no se abre fácilmente. Y aún es más, al no poder vivir sin pasión ni intensidad, tiende a decir mentira para sacar verdad o a hacer de abogado del diablo por pura provocación o, simplemente, para asegurarse de que sus amigos son sinceros, leales y fiables. Si no es éste el caso, sus reacciones pueden parecer radicales.