Los hombres Escorpio del segundo decanato y la Amistad

Es hasta tal extremo permisivo y al mismo tiempo tolerante, y llega a tal inconformismo, que ve normales, banales y ordinarias ciertas cosas que algunas personas no se atreverían ni siquiera a pensar. Pero también tiene un carácter salvaje e indomable.
Raramente, por tanto, es un amigo fiel y constante, pero se puede estar seguro de que siempre sacará a relucir con malicia, o se sacará de la manga, la verdad pura y dura, a veces brutal y violenta, cuya existencia todo el mundo conoce pero que no le interesa ver tal como es, o bien le conviene verla lo más tarde posible. No tiene parangón a la hora de encontrar defectos, revelar los puntos débiles y decir claro y alto lo que todo el mundo se limita a decir para sí. Por eso, sus relaciones amistosas normalmente pasan por altibajos y abundan las rupturas una vez terminado el entusiasmo inicial.