Los Hombres Escorpio del tercer decanato y el Amor

El ideal es este hombre es la fusión del espíritu y del cuerpo con su pareja.

Pero su intensa sensualidad, estimulada por emociones siempre renovadas y por su necesidad de seducir, es tan fuerte como su deseo de ser seducido y no siempre le hace ser estable y fiel, sentimentalmente hablando, al menos en un primer momento.

Ello no impide que se muestre terriblemente posesivo, incluso celoso, cuando es víctima de sus propios excesos que perturban su sed de absoluto; puesto que, en el fondo, aspira a conocerlo y obtenerlo todo del otro, que, según él, desde el momento en que ama y es amado, se le debe dar todo sin límite y sin freno.

En realidad, es mucho más sensible de lo que parece, incluso independiente, aun cuando se lo niega a sí mismo adoptando actitudes provocadoras.

Sin embargo, no soporta que le decepcionen o le traicionen y, a veces, se revela rencoroso y vengativo cuando le han herido en el amor.