Madre Escorpio e hijo Sagitario

Si es un niño, este pequeño hombrecito comunicativo, generoso y de muy buena voluntad, la reconcilia con el mundo.

La madre le enseña a ser menos ingenuo, a desconfiar de los demás, aunque seguramente él no le hará caso.

Si es una niña, es mucho más expresiva que su madre, pero en el fondo es tan apasionada como ella.

De tal manera, a veces puede construir ahí donde su madre ha despejado el terreno. Son, pues, muy complementarias.