Padre Escorpio e hijo Escorpio

Si es un niño, no necesitan hablar mucho para comprenderse.

Aunque no compartan los mismos gustos ni, más adelante, las mismas ideas, coinciden en lo esencial. Saben que tienen las mismas aspiraciones.

Si es una niña, el padre no debe sorprenderse si el poder de seducción que hereda su hija causa estragos.

Ella es aún más instintiva y, a veces, incluso más apasionada que él, y eso es quedarse corto. Sus relaciones son, pues, intensas.