Padre Escorpio e hijo Tauro

Si es un niño, el padre y el hijo enfocan la vida desde dos ángulos opuestos, pero finalmente se revelan muy complementarios.

Ambos, cada uno a su manera y por motivos diferentes, pueden sentirse igualmente atraídos por la posesión de bienes materiales.

Si es una niña, es tan sensual como su padre, pero también más pasiva y sentimental que él.

Casi siempre, para compensar la inseguridad moral o material en la que ha vivido estando junto a él, se vuelve muy realista.