Padre Escorpio e hijo Virgo

Si es un niño, la filosofía de su padre le fascina, pero desconfía mucho de ella y no la toma como modelo.

Sus relaciones son muy cerebrales, incluso a veces intelectuales.

Se observan más que entregarse el uno al otro.

Si es una niña, se inspira en el espíritu lúcido y crítico de su padre para alcanzar por sí misma un sentido crítico y autocrítico muy desarrollado.

Pero tras su reserva no fingida, resulta tan apasionada como él.