Sol en Escorpio Luna en Leo

Por regla general, aunque no necesariamente, esta combinación es decididamente inarmónica, inclinando la mente al romance y a las situaciones amorosas de intensa emotividad, e intensificando todas las pasiones y deseos, de tal forma que los sentimientos resultan muy pronunciados y agudos.
Confiere orgullo, cierta arrogancia y mucho afán de poder, junto con ardor, imaginación, emoción, energía y ambición, pudiendo esto último adoptar varias formas según el tipo general del horóscopo. Hay cierto deseo de grandezas, pompa, exhibición y ostentación, y considerable sentido dramático.
Si las posiciones planetarias son propicias, estas personas pueden llegar a destacar en sus habilidades teatrales o musicales. La naturaleza es fuerte y dominante, firme y autodirigida, inclusive entre las personas más emotivas; es muy capaz de influir en gran manera sobre los demás, y de controlar, dirigir y organizar.

Volver a Escorpio