Hombre Géminis Mujer Acuario

Dos signos que se sienten constantemente incomprendidos por los demás, encuentran, por fin, a la persona que los descifra sin esfuerzos. Es como si el encuentro fuera un acorde bien hecho y entonces surge entre ustedes una música que los une más allá de toda oposición. Pueden alcanzar una armonía maravillosa en el vivir y en el amar. Son más compatibles que muchos otros signos y aunque no perdure el romance, seguirán siendo amigos. Tú, como Acuario, serás un poco más sabia espiritualmente que el hombre Géminis, por lo tanto, te tocará ser más generosa y tolerante. Ya sabemos que Urano te inculca el humanismo y un espíritu fraternal.
Por lo tanto, vivirás rodeada de amigos . Géminis también tiene un espíritu gregario, por lo tanto tendrán un hogar casi siempre repleto de gente. Como mujer Acuario, dirás siempre la verdad, pero el astuto Géminis descubrirá que caes en el pecado de omisión y que revelas sólo lo que te interesa. Será la respuesta que Géminis tendrá a mano ante sus embustes, que a ti te indignarán. Esta relación tan particular entre la verdad y la mentira, formará nudos que a veces lograrán desatar y otras no, pero ambos disfrutarán con estos juegos mentales porque son detectives por afición. Tu error sería creer exactamente en todo lo que te dice. Géminis utiliza las palabras para cautivar, estimular, persuadir y, a veces, para provocar o lastimar. Es un hombre que no soporta las lágrimas, y las, escenas altamente emocionales lo asustan como a un niño.
Sus palabras son desconsideradas cuando se protege del dolor que acompaña su compasión. Géminis no quiere sufrir, si puede evitarlo. Su signo lo inclina a disfrazar su vulnerabilidad y la idealización que te despierta como amante que para él es una exigencia, con el disfraz del desapego, la frialdad y cierta acomodación ficticia a una situación de amistad más que de romance. Los dos experimentan verdaderos temores y dudas sobre la atracción física que poseen.
En algún momento del pasado de ambos, es posible que hayan tenido problemas relacionados con la sexualidad, tal vez se sintieron humillados o trataron de destruir su sensibilidad, especialmente si se enamoraron de un signo de Fuego, de Tierra o de Agua, y esa experiencia los volvió algo inseguros con respecto a sus posibilidades de seducir a través de su presencia exterior.
Pero juntos lograrán un equilibrio feliz en la unión sexual, alcanzando una satisfacción de alta dimensión, para nada comparable con sus anteriores experiencias. Los dos son más propensos a la pasión del alma que a la de los sentidos, y comunican su amor por medios emocionales para complementar la entrega física con la dulce sensación de completarse espiritualmente el uno con el otro.
Mientras él entienda que tú puedes reír por fuera, pero, llorar por dentro y, por tu parte, aceptes que él puede marcharse, pero siempre retornará, formarán una pareja donde el placer predominará sobre el dolor. Son profundamente místicos y esto funciona como un lazo de luz que une sus almas. Con este hombre alcanzarán hasta milagros, como el de compartir varias formas de vida, sin el mínimo cansancio. Hay un vínculo de sentimientos, de cierta locura y de soledad, y que los vuelve insustituible el uno para el otro.