Hombre Géminis Mujer Aries

La fusión de Marte y Mercurio lo hace pasar de la comprensión a la crueldad, del sarcasmo a la admiración. Algo tiene que ver la costumbre de Géminis de hablar de su desdén o su aprobación con palabras claras e inconfundibles. Y, por otra parte, Aries no puede controlar su pasión del momento, ya sea de amor o de odio.
Pero ustedes tienen amplias y profundas líneas de comunicación. No son sobrios pero, en el fondo, saben que sus juegos verbales no los llevarán a la separación. Se dejan llevar por el impulso inicial que los atrae casi inevitablemente y llegan al matrimonio sin plantearse si llegarán a separarse algún día. Si así fuera, se recordarán siempre con cariño y continuarán su amistad hasta el final de sus días. Los conflictos los desatas tú, con tu continua desconfianza de Aries, con tus celos injustificados, nacidos del temor de que otra persona te quite el amor continuo que necesitas en todo momento, a pesar de tu imagen de independencia y altivez. A ti te gustaría que este hombre, que no es celoso, lo fuera. Algunos, de tan perspicaces, suelen simular desconfianza para dejarte tranquila a con respecto a tu propia seducción femenina. Pero, en líneas generales, Géminis está muy ocupado cambiando de ropa, de ideas, de humor y de planes y ni siquiera advertirá tus coqueteos.
Tiene como una especie de desapego hacia la vida, hacia las personas y hacia ti; tienes que aceptarlo, que lo libras de inseguridades que le parecen niñerías. Como tú eres valiente, enérgica y ambiciosa, supones que no faltará una gatita aniñada con cabeza hueca, capaz de quitártelo. Sin embargo, a este hombre le encantará jugar al ajedrez mental contigo. Le encanta tu mente, pictórica de conocimientos, y le parece sumamente sensual que compita con la suya, Cuando te convenzas de que te ama tal cual eres y está encantado por tus desafíos mentales, es posible que un día te animes a revelarle lo que a nadie: que puedes ser tierna y bondadosa con un hombre al que admiras tan profundamente como a él. Si tú también eres un poco negligente, esfuérzate por no indignarte tan exageradamente cuando te enfrentas a su impuntualidad. Una manera de evitar las discusiones será que aceptes que para este hombre “amor” y “libertad” no se contradicen.
Con respecto al sexo, tú esperas que se cumplan todos tus sueños forjados por libros, películas y cuentos de hadas y Géminis tiene la suficiente imaginación como para volver realidad todas estas fantasías. Trata de no exigirle que se exprese demasiado con su físico, como tú deseas casi con desesperación, y de no amargarte porque sientes que hay una parte suya que no se entrega. Tienes razón, tú no ocultas nada, pero los impulsos físicos que para ti son naturales no lo son para Géminis, no olvides que tiene un Gemelo escatimándole el protagonismo en cada momento de intimidad. Ocurre también que al ser tú tan idealista, no puedas bajar a la humana condición de este hombre que te ama y te admira.
Pero te descenderá dulcemente a la realidad. Géminis sabe, porque capta todo de una forma profunda, que su vida sería aburrida de no haber aparecido tú en su vida. Pero, fundamentalmente, está convencido de que lo que ustedes dos sienten, parte del corazón.