Hombre Géminis Mujer Cáncer

El hombre Géminis analiza con clarividencia rápida y segura a quien tiene enfrente, lo mismo que tú, siendo Cáncer posees una sensibilidad exquisita para captar la naturaleza humana. El enigma que ambos no pueden resolver es qué es lo que desea, en profundidad, cada uno. Tu discreción, tu forma de encerrarte en ti misma y de negarte a hablar cuando estás dolida, pondrán frenético a este hombre porque no posee las mismas reacciones. Trata de no cerrar tu caparazón de Cangrejo ante sus preguntas, porque lo dejarás frustrado y con una sensación de total incapacidad para rescatarte de tu melancolía, cuyo origen ignora.
Sería bueno que hicieras el esfuerzo de llorar, sí, pero contándole la raíz de tu desconsuelo o decirle que la desconoces, porque así dejará de inquietarse. Por otra parte, le darías la Luna si te la pidiera, lo veneras brindándole todo el afecto y todas las exquisitas comidas, modificando hasta el infinito la receta que más le gusta. No te angusties cuando te cambie de tema en medio de un narración tuya que consideras trascendente. Es su modalidad. No te embarques en la inútil tarea de adivinar qué es lo que lo haría feliz, porque él tampoco lo sabe y, de saberlo, sólo se lo diría a su otra mitad, que lleva escondida. Aferrarte aparece como tu especialidad, pero no exageres porque lo desalentarás y se irá a vagabundear. Sólo si no le haces reproches volverá a ti, apenas sienta frío y desasosiego. En sus relaciones sexuales, pondrá menos énfasis en la pura sensación física que en las pasiones de la mente y en un profundo erotismo emocional. Se sentirán complementados en el encuentro físico. Una ideal satisfacción sexual aparecerá durante la Luna llena, cuando tú aparezcas con un poder extraño y sugestivo para ahondar los rincones más secretos de su corazón. Mientras ahorras para estar precavida ante cualquier eventualidad, él considerará que la pobreza es sólo un estado de ánimo.
Este hombre no conserva nada que ya no necesite, desde programas de teatro a camisas pasadas de moda; tampoco relaciones humanas que han sobrevivido al afecto o a la necesidad. Por eso, no entiende la forma en que almacenas alimentos y guardas los cupones que se canjean por jugos, de manera tal que toda la familia podría mantenerse durante seis meses si sufrieran algún tipo de aislamiento. La lección más maravillosa que recibirá de ti es que no sientes amistad o amor en la medida en que las personas te son útiles, sino porque no puedes evitarlo. Incluso cuando una amistad o noviazgo se han desgastado, sólo guardas los buenos recuerdos. Pero este hombre no está atado ni siquiera a sus parientes, aunque éstos le demuestren verdadero afecto. Cuídate de mostrarte posesiva. Si lo dejas volar, comprenderás que, cuando se trata de este hombre, decir “libre” es lo mismo que decir “fiel”. Si lo amas, acostúmbrate a hacer las valijas y a seguirlo cuando necesite cambiar de escenario y a convertir cada nueva parada, por transitoria que sea, en un santuario agradable y acogedor. Nadie mejor que una chica Cáncer para lograr que el simple recuerdo de su nombre evoque inmediatamente un hogar confortable, tibio y contenedor.