Hombre Géminis Mujer Sagitario

Algunas representantes de tu signo pueden mostrarse tímidas, pero siempre pacifistas, aunque con una cruda sinceridad cuando opinan. Otras son agresivas, pero ambos tipos de mujer lo miden todo a partir de la verdad. Cuando tú te enamoras, lo haces de manera cabal. Pero Géminis cae en la tentación de poner a prueba tu sagacidad, entonces coquetea con el descalabro.
Las tácticas abusivas de Mercurio que él aplica no te destruirán, porque lograrás salvarte en el último acto. Pero tú también puedes evocar a Júpiter y practicar algunos desgarrones en la tela de la preciosa túnica de la libertad de los Gemelos, con algunas escenas de rabia feroz, que él no podrá controlar, pero le incentivará su propio deseo.
Prepárate porque le gustará jugar al escondite contigo, perdido en las diversas identidades de un individuo complicado. Te dejara llorando, indiferente y al otro día volverá con un ramo de rosas. Lo que los unirá será una fuerte atracción química que empieza en la mente y se vuelve de alto voltaje cuando se consuma en la unión de los cuerpos.
Con él, la sensualidad comenzará en una confitería, a partir del intercambio de miradas iluminadas o con unas palabras románticas que él dejará donde sabe que las encontrarás, con un apodo especial, que traducido querrá decir “te amo, te necesito, te deseo”. Como los unirá la furia, ésta los llevará a la pasión y a relaciones sexuales inolvidables. Por favor, trata de no desenterrar el altercado ni lo escuches si lo hace él, después de consumar el amor. Los celos son la causa de las desavenencias y, si debo decir la verdad, estos dos signos no se caracterizan por su fidelidad. Así como él puede tener hambre y rechazar la comida una vez preparada, tú eres capaz de cambiar de humor con una regularidad alarmante. Lo bueno serían que alternaran la paciencia: cuando él se encapricha, tú sonríes y cuando te pones obcecada, él te abraza.
Para vivir más o menos serenamente con este hombre inteligente pero difícil, Sagitario no deberá prestar atención a sus palabras, sino a sus acciones o a lo que expresan sus ojos. Es probable que debas compartirlo con un amigo que los acompañará hasta de vacaciones. Pretende lo imposible: estar en dos lugares al mismo tiempo. Este hombre es un sarcástico irremediable, en especial si está enojado, pero antes de responder con un comentario hiriente, bríndale lo que necesita en ese momento: ternura y comprensión. Géminis no te dirá nunca directamente lo que piensa. Pero, con paciencia, aprenderás a adivinarle las emociones aún antes de que las exprese en palabras que sí, suelen ser irónicas para protegerse y no mostrar su angustia. Pero nada es más demoledor que tus frases, por lo tanto, evítalas.
Se admirarán mutuamente el intelecto y se encontrarán mutuamente fascinantes por el alucinante sentido del humor con el que compiten de una manera divertida. No olvides que siempre serán tres: ustedes dos y el Gemelo que camina detrás de él para susurrarle tentaciones inesperadas. Acompáñalo en sus cambios y llévate bien con su Gemelo de turno, uno u otro será tu pareja, de manera alternada. Aunque él pase de la tristeza a la felicidad en instantes, una vez que te acostumbres, ni siquiera tomarás nota de estos virajes.