Los hombres Géminis del primer decanato y el Amor

Se trata de un hombre que, tanto en sus actitudes y comportamiento, como en sus elecciones y motivaciones, suele estar dividido entre la intuición y la razón. Por supuesto, nos hallamos ante la doble naturaleza tan característica de los nativos de este signo, que ese hombre, cuyo Sol se sitúa en este primer decanato en su carta astral, encarna perfectamente.

Por eso, en general, los juegos de amor y de azar no tienen misterio para él, puesto que intenta con más fuerza gustar y ser amado que comprometerse en una relación amorosa prolongada o duradera. Sus sentimientos, pues, son múltiples y variados y puede cambiar con frecuencia de objetivo.

Además, vemos en él una intelectualización de ciertos sentimientos que pueden inclinarle a poner su mirada en una mujer muy cerebral, con la que compartirá una auténtica complicidad intelectual o espiritual.

Asimismo, su sensualidad y su sensibilidad están más o menos controladas o inhibidas por su espíritu crítico, proceso que, en este caso, le inclina por compensación a deshacerse de aquéllas y alimentar fantasmas o amores imaginarios.