Los hombres Géminis del segundo decanato y el Amor

Cualquiera que sea su sector de actividades, adopta la actitud del militante que se compromete plenamente dando prioridad a sus ideas y convicciones y utilizando su espíritu crítico agudo y su innato sentido comercial.

No carece de encanto ni de originalidad, pero tiende a dividir su existencia en dos: por una parte, su vida profesional y, por otra, su vida íntima.

Casi siempre, no sólo no mezcla ambos dominios de su vida, separados pero complementarios, sino que es capaz de tener dos comportamientos diametralmente opuestos, por lo que queda claro que no se trata del mismo hombre en su vida activa que en su vida afectiva.

En la primera es bastante conformista, en cambio en la segunda es mucho más sensato, razonable, reflexivo y fiel. En efecto, posee cierto sentido de las costumbres, de la familia, incluso de las tradiciones y necesita, pues, determinada constancia, indudablemente sin carecer de fantasía, pero seria y estable, y más convencional de lo que parece en la experiencia de sus relaciones amorosas.