Los hombres Géminis del tercer decanato y la profesión

Es inteligente, idealista y egocéntrico. Evidentemente, cuando su mente es verdaderamente brillante, su egocentrismo, del que no se puede decir que sea una de sus mejores cualidades, pasa a un segundo plano. En cambio, cuando se las da de inteligente, sus exigencias pueden volverse insoportables.
Lo que en él no excluye una forma de idealismo que desempeña un papel de primer plano en la elección de sus actividades y en su carrera; puesto que, sin una verdadera motivación, corre el riesgo de quedarse solamente en el proyecto en su campo profesional o practicar la burla, incluso la provocación, mostrando un espíritu crítico y cáustico que nunca desaparece. Sin embargo, no hay que subestimar su ambición que, incluso en situaciones donde uno no habría imaginado que promocionarse fuera factible o posible, puede llevarle a abrirse paso a codazos de forma sutil y a maniobrar hábilmente, para finalmente disfrutar de una situación envidiable.