Madre Géminis e hijo Piscis

Si es un niño, no está muy dotada para comprender su gran sensibilidad emocional, y su ausencia de rigor o su inconstancia no le permiten imponer las elecciones que le hacen falta.

Por ello, él siempre la necesita, pero eso no forzosamente es algo positivo.

Si es una niña, sus aspiraciones se reúnen en el reino de los sueños y de la imaginación.

Sin embargo, la madre proyecta ambiciones en su hija que no siempre coinciden con las de ésta, de ahí que surjan algunas incomprensiones entre ellas.