Sol en Géminis Luna en Escorpio

Combinación que no es nada buena, porque existe muy poca armonía entre los signos comunes y los signos fijos: acentúa las facultades críticas, que se vuelven duras y severas, y produce tendencia a la beligerancia, con deseo de destruir sin reconstruir; imprime mucha determinación, afán de reñir, tozudería, sensibilidad exagerada, celos, orgullo y amor propio.
Hay sarcasmo, desenvoltura y astucia, con cierta habilidad práctica para los negocios y capacidad administrativa, pero la acostumbrada y optimista confianza en sí mismo cede paso a un temperamento irritable, celoso y querellante.

Volver a Géminis