Sol en Géminis Luna en Virgo

Buena combinación, porque los elementos mercuriales se expresan con fuerza e inclinan a la mente hacia el estudio, la crítica y el análisis.
Otorga mucha vocación por la química, con miras humanitarias; inclina al estudio de las leyes de la higiene. Con respecto a la mente, no obstante, se trata de una combinación muy sensible; hay tendencia a las malas interpretaciones y a la melancolía, de forma que si cede a las preocupaciones y a la ansiedad, el sistema nervioso se resiente considerablemente. Las personas nacidas bajo esta combinación pueden beneficiarse mucho atendiendo y sirviendo a los demás, como también por su talento crítico, pero deben evitar la irritabilidad, que tiende a enturbiar las cualidades más excelentes.
A veces son muy imparciales y juiciosos, aprecian por igual todos los aspectos de un problema, y de ahí que resulten buenos abogados. Son propensos a cambiar de parecer, a la indecisión y a la falta de perseverancia, de manera que no siempre se les reconocen todas las habilidades que poseen.
Se desenvuelven bien trabajando para los demás, y la buena y la mala fortuna les llegan principalmente a través de parientes. Esta posición otorga una fuerte voluntad y cierta sutileza; cuando está pervertida, hay propensión a la indecisión o a la dualidad.

Volver a Géminis