Hombre Leo Mujer Libra

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Libra y un hombre Leo?

Tu puedes mostrarte tan amable y deliciosa que a él le parecerá escuchar música cuando te diriges a él. Hasta que aparezca tu parte dominante y autoritaria, lo que hará que el León sacuda su melena y te mire con expresión ofendida. Son las manipulaciones de Venus las que te hacen caer en excesos. Necesitas controlarle la vida y convencerlo de que sabes lo que le conviene porque tú eres la dueña de “la verdad”. Tú eres Aire, él es Fuego, lo que los llevará a no ponerse de acuerdo sobre quién encabeza el desfile de la vida. Tú aceptas que amar es renunciar a ciertos comportamientos pero jamás convencerás a un hombre Leo sobre tus instancias emancipadoras. Lo que ocurre es que una chica Libra se presenta tan dócil, cordial y fresca como las primeras brisas del otoño, lo que atrae vigorosamente a Leo. Aunque no se le escapa un cierto tono de mando, lo pasa por alto, “al principio”. Si bien toda su hechizante figura la recibes de tu regente. Venus, tu signo, que es masculino, aparece como responsable de tu aire de militar. El tener al Sol como regente es la fuente del orgullo, la pasión, la generosidad y la bondad de Leo.
El símbolo del León lo transforma en un amante inolvidable, como a ti que recibes los servicios que te presta Venus. Si se casan, tú trabajarás porque no puedes tolerar la falta de independencia y harás carrera hasta adquirir un puesto de autoridad. El luchará creando ideas sensacionales que lo pueden volver millonario. Mientras el León no sea el amo absoluto en su trabajo, ejercerá su autoridad en el hogar, sobre su mujer. No te perjudicará que lo dejes ser rey doméstico por un día, porque en poco tiempo lo será a nivel laboral y social.
Si bien ambos tienen la misma filosofía con respecto al dinero, es decir, disfrutarlo, él se mostrará decididamente egoísta cuando tú decidas comprarte algo de precio importante, mientras le parecerá una inversión cualquier gusto que él mismo se otorgue. Tú, si eres una Libra auténtica, le dirás “Está bien, querido” cuando le parezca un gasto inútil el que vas a realizar y volverás otro día a comprarte lo que ya habías elegido. Esto provocará roces. Especialmente porque tú puedes mostrarte comprensiva por un tiempo, pero terminarás estallando como un verdadero demonio. Pero tienes en tus manos la armonía y cuando él descubra que los invitados importantes alaban el adorno “carísimo” que has comprado, lograrás que este señor empecinado acepte que se casó con una mujer hermosa y de excelente buen gusto. Tu refinamiento será la gran arma que lo mantendrá a tu lado, porque le gusta de todo, lo mejor.
Tú necesitas un clima romántico para hacer el amor y los Leo son galanes de envergadura. Un Leo afloja sus exigencias después del casamiento. Su sensualidad es la que satisface tu pasión voluptuosa mediante la eterna compatibilidad cósmica del Sol y Venus. Habrá veces que tú te acostarás soñando con una fusión sexual maravillosa y él se dará vuelta confesándote que está exhausto. Otras será él quien te dirá que a pesar de tu cansancio la química del amor los hará levantarse de mejor humor por la mañana, pero tú dormirás toda la noche. Aun así, la experiencia sexual es muy candente entre ambos. Te colmará de mimos y abrazos y siempre tendrán de qué hablar.