Hombre Leo Mujer Piscis

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Piscis y un hombre Leo?

Desde ya que tú no quieres desatar el menor rugido del León. Intuyes su vulnerabilidad y sabes que la mínima observación lo destruye. Serás criticada por tus amigos que te aconsejarán enfrentarlo en sus enojos y desplantes, pero como conoces bien las peculiaridades del corazón humano, no emplearás métodos que sólo sirven para alejar el amor. Aparte estás convencida que es como una negociación pasajera porque terminará transformándose en un gatito tímido y mimoso al lado de quién lo comprende mejor que nadie, siempre que no le quite el cetro de oro que le pertenece.
Recordemos que Leo es Fuego y Piscis, Agua: el Fuego teme que el Agua lo transforme en cenizas y el Agua sospecha que el Fuego puede llegar a deshidratarla. Pero tú eres una mujer que consigue persuadir con dulzura, señalar las virtudes ajenas y ejercer el preciado don de la paciencia. Si el esfuerzo te resulta infructuoso terminarás cerrándote en un silencio que indicará que te sientes ofendida. Como siempre, el hombre Leo, desatará su rabia ante esta actitud, pero no te quiere perder y volverán a efectuar un arreglo. Leo te considerará una diosa porque, al no oponerte, estás hecha, según su pensamiento, a su imagen y semejanza. Y por tu parte, habrá momentos en que deberás realizar verdaderos esfuerzos para mantenerte sobre el pedestal en que te colocó.
Desde ya que la necesidad de Leo de ser admirado por todas las mujeres puede cansarte y como buena chica Pez, desaparecer de su vida para siempre. El sufrimiento de este hombre por tu ausencia será enorme, no sólo porque te ama sino porque representas su ideal de femineidad. No tendrán conflictos con respecto al sueño porque a los dos les gusta levantarse tarde y les encanta despertarse y hacer el amor. El León comienza a inquietarse cuando te muestras un poco tibia. Hazle entender que tú necesitas romance para hacer el amor y si los encuentros físicos no tienen un toque místico, te enfrían un poco. El León es perceptivo y te brindará de a poco, ese toque sagrado fundamental para ti.
Más que coqueta eres amable y simpática, lo que despertará el furor del León que no acepta que nadie se crea con derecho de mirar a una mujer que es de su pertenencia. Y claro, tendrás que tolerar sus deslices con otras, que nunca llegarán a la concreción. Una Piscis puede ser monja o actriz, elecciones que cumplirá con convencimiento. Y si se trata de ser una buena amante y esposa, pocas te superarán pero con respecto al León, deberás darle y exigirle una libertad acompañada de confianza y lealtad.