Hombre Leo Mujer Sagitario

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Sagitario y un hombre Leo?

Es una locura total provocar la furia de un hombre Leo, sólo por divertirse. Tus chistes un poco pesados, lo sacarán de quicio. Tampoco le gusta que demuestres que su amor no te conmociona demasiado. Trata de ser menos ingenua y más sabia. Aun así, las sagitarianas son afortunadas, por la inmensa suerte que les otorga Júpiter y lograrás que el León se enamore de ti. A veces se dedicarán a una competencia estéril para producir en el otro complejos de inferioridad.
En realidad, necesitan confirmar la relación y lo hacen, buscando una afirmación del afecto, que, en ambos casos, debe llegar a la devoción. Están destinados a amarse pero tendrán dificultades. El León se comportará, por momentos, como un tirano, pretendiendo que seas un ama de casa obsesiva de la limpieza, no dando valor a tu opinión ni trabajo con los que puedas superarlo en sus logros.
No es un hombre cruel pero necesita verificar hasta dónde estás dispuesta a someterte, aunque interiormente ruegue que no lo ames menos o te dispongas mentalmente a abandonarlo. Se pondrá celoso cuando intercambies un simple saludo con otro hombre, deseando que le confirmes con palabras que ni siquiera te pasó por la imaginación engañarlo. Es su manera, convengamos que algo “persecutoria” de sentirse seguro. Tu venganza no será leve. Al saber que este hombre necesita de halagos continuos, te mantendrás en un imperturbable silencio, ocultando hasta la admiración que te inspira. El redoblará sus esfuerzos para ser un triunfador pero no le valdrá de mucho porque eres capaz de rebajarlo con alguna historia que lo ponga en ridículo delante de sus amigos. Sentirás placer, cuando una vez a solas, él descargue toda sus furias sobre tu persona, dándote cuenta con tu sagacidad penetrante, que lo único que le importa en este mundo es tu opinión. Lo acusarás de infiel ante cualquier reunión que tenga por las noches, sabiendo que no es cierto, pero disfrutando de la desesperada pasión que él pone en afirmarte que eres la única mujer de su vida. Como notarás, se introdujeron en un juego inmaduro que sólo los desgasta y les hace perder tiempo. Tú serás la primera que le plantearás que estás harta de la mutua verificación que ambos necesitan de convencerse de que se aman y que deseas comenzar de nuevo, como al principio, cuando se tomaban de la mano como dos niños dichosos. Por favor, no dejes de tomar la iniciativa de paz si quieres conservar este amor. El aceptará que se equivocó y lo mal que se sintió interiormente cuando jugaba al despotismo o al desapego. Ambos se disculparán, admitiendo que durante ese tortuoso período de prueba, podían leer en las miradas de uno y otro los verdaderos sentimientos que ocultaban.Se dormirán unidos en un abrazo tierno que apaciguará sus vidas, con un despertar pleno de luz. Lo importante es que fueron sinceros y que lograron no malograrse como pareja.
El Leo y la Sagitario se estimulan el deseo físico, la búsqueda mental y la altura espiritual. Tendrán aventuras. Se amarán íntimamente en una exploración placentera de los misterios de cada uno pero descubriendo lo mejor y oyendo una melodía muy suave y rítmica: la de la armonía de sus cuerpos y sus almas.