Las mujeres Leo del tercer decanato y el Amor

Se trata de una mujer de temperamento apasionado, intensamente sensual y posesivo.

Tiene un gran poder de seducción, del que a veces abusa o se aprovecha para satisfacer sus deseos imperiosos y sus grandes ambiciones.

Está llena de recursos y siempre acaba por obtener lo que quiere, incluso aunque para ello necesite emplear medios poco recomendables. No es que carezca de escrúpulos, pero tiene un carácter no convencional e insumiso. Vive el amor como una necesidad vital, aunque sus instintos seguros le dictan siempre sus actos en este campo.

Muy impulsiva en la expresión de sus arrebatos amorosos, en ella son irresistibles los fenómenos de atracción y rechazo. Por eso, físicamente, le gusta o no le gusta alguien. Es tan simple como eso.

Aquellos a quienes ama le pertenecen en cuerpo y alma. Tiene un sentido innato del territorio y de la tribu.

Lleva con mano maestra su pequeño mundo, al que está totalmente entregada. Pero, a cambio, espera un reconocimiento de admiración incondicional, ni más ni menos.