Leo Ascendente Sagitario

Estructura Fisiológica

Él La estatura es más alta y el aire mucho más juvenil y desenfadado, aun en las edades más adultas. Los miembros y la musculatura son más alargados dando un aspecto general más atlético. El pelo tiende a ser más claro, así como los ojos. Siendo de una gran fuerza física, ésta puede quebrantarse por la afición a los excesos, ya sea en la comida, la bebida o en otras cosas que produzcan estados de intoxicación o abotargamiento. Los problemas cardiovasculares, hepáticos y lumbares, serán sus puntos débiles.
Ella La nativa Aries ascendente Sagitario, que aúna la vitalidad y el esplendor de dos Signos de Fuego, es de una belleza natural, juvenil y con cierto toque de ingenuidad. No es sofisticada, principalmente porque no necesita disfrazar sus encantos. Es de movimientos fluidos y constantes. Hay posibilidades de engordar sino se sigue la tendencia deportista tan afin a esta combinación astrológica. Atención, como el hombre, a los problemas cardiovasculares y de hígado.

Estructura Psicológica

Él Leonino muy activo e inquieto, siempre parece estar haciendo y buscando algo qué hacer. Es emprendedor y con ideas originales y a gran escala, aunque su profunda independencia y sentido de la libertad no facilite demasiado la cooperación con los otros. De todas formas, si sabe rodearse de personas prácticas que sepan seguir y entender sus ideas, alcanzará cotas de éxito muy estimables.
Es idealista y entusiasta y siempre suele ver el lado bueno de las cosas. Es imaginativo y no tiene límites a la hora de hacer planes y proyectos, lo malo —como le ocurre con las promesas que hace— es que después puede resultarle humanamente imposible cumplirlas.
Es simpático, generoso y humanitario, de ahí que siempre tenga amigos y personas adeptas. Sabe contagiar su entusiasmo y también su sentido de humor, que es extraordinario.
Si su vida en general se haya protegida por cierto halo de suerte, en el amor tiende bastante al fracaso y a la insatisfacción. El problema está en que le resulta difícil entregarse de lleno a una sola persona y, por eso, la fidelidad o la necesidad de serlo una vez que uno se compromete seriamente, no va con este nativo.
Ella Igual que el hombre, la nativa Leo ascendente Sagitario tiene el don de hacerse notar allí donde se encuentre, gracias a su personalidad, a su forma de moverse y a su risa encantadora. Continuamente se encuentra proyectando cosas nuevas, cada vez más elevadas y lejanas. De alguna manera le gusta lo difícil ya que siempre confía en esa protección divina que no le suele fallar.
Es muy sociable y sé preocupa por agradar a los demás. Esto le lleva a hacer promesas que, quizá, luego no puede cumplir, pero al menos le sirve para ir haciendo amistades.
En sus compañeros sentimentales busca inteligencia, fuerte personalidad y algún don o talento especial que a ella le haga sentirse orgullosa. Se puede decir que es exigente en el amor, pero más bien es idealista, ya que si para su vida cotidiana se forma objetivos casi inalcanzables, la imagen de la persona amada generalmente es idealizada al máximo. Cuando eso no se hace realidad —lo cual es bastante normal— llega la desilusión o la continuación de la búsqueda, y, en el peor de los casos, la infidelidad.
Es muy independiente y tiene en alta estima su libertad personal, por lo tanto, lo último que se puede pretender de esta nativa es que se someta a las órdenes o requerimientos de otras personas.

Tendencias Vocacionales o Profesionales

Él Al no soportar con facilidad las órdenes de otros, este nativo se moverá más satisfactoriamente en los trabajos en los que pueda ser su propio jefe, y en último caso, donde se pueda mover con el máximo de libertad y autonomía. Puede ser un buen hombre de negocios, empresario, director, capataz y comerciante. Se desarrollará en todos los deportes competitivos perfectamente, incluido la hípica ya que su animal preferido es el caballo. También puede dedicarse a la carrera legal, como abogado, juez, fiscal, etc.
Ella Como su compañero, puede ser esta mujer una gran deportista, dadas sus condiciones físicas. Puede dedicarse también a la abogacía, a la crianza o cuidados de animales, a los idiomas y a aquellas tareas relacionadas con viajes.

Volver a Leo