Los Hombres Leo del primer decanato y el Amor

Mirándolo bien, en el comportamiento de este hombre Leo de temperamento fogoso vemos determinadas características atribuidas normalmente al nativo de Acuario.

Sin embargo, lo que se traduce por una voluntad de singularizarse en este último, y así preservar su independencia, en este caso se revela en forma de influencia imperiosa sobre la realidad material, en una aptitud innata para dominar, mandar y dirigir.

No se puede decir que este hombre sea francamente sentimental, ni incluso que se deje someter o influir por consideraciones sensibles o afectivas, puesto que no es el caso.

En cambio, a pesar de la rigidez que a veces demuestra, y esta tendencia a creer que el mundo le pertenece, es capaz de fijarse un sentimiento único respecto a una mujer, que suscitará en él una profunda estima, pero deberá ser excepcional, tanto para él como para los demás, y a la que él estará orgulloso de amar y jamás deberá decepcionarle.