Los hombres Leo del tercer decanato y la profesión

Es un hombre muy ambicioso, que tiene un sentido innato del poder y no carece de habilidad, inteligencia o valentía para alcanzar sus fines. Sin embargo, a menudo tiene éxito en aquellas circunstancias que se salen de lo normal, o que pueden resultar excepcionales, puesto que le gustan bastante las situaciones de crisis en las que hay que restablecer el orden o tomar las riendas.
Además, posee un gran poder de seducción que le hace muy atractivo, magnético e inclina a los demás a tener plena confianza en él o bien, a la inversa, a no soportar su presencia.
Es pasional, también puede ser muy entregado, pero no soporta que se ponga en duda su buena fe y su integridad, y siempre debe obtener un reconocimiento admirativo por parte de los demás, proporcional a sus esfuerzos. De lo contrario, es totalmente capaz, de la noche al día, de rechazar todo aquello a lo que se había dedicado en cuerpo y alma.