Padre Leo e hijo Capricornio

Si es un niño, el gusto por el poder y el dominio, propio del padre, se convierte en ambición sistemática en el hijo que, al ser mucho más razonable que su padre, finalmente triunfa más que él.

A menudo tienen las mismas actitudes orgullosas y paternalistas, sin embargo, más austeras en el hijo que en el padre.

Si es una riiña, se identifica tanto con su padre que tiende a no confiar en nadie, excepto en sí misma.

Sin embargo, se separa bastante pronto de él, al menos moral e intelectualmente.