Padre Leo e hijo Géminis

Si es un niño, sus relaciones resultan a la vez muy complicadas y superficiales.

El hijo toma de su padre la afición al juego, la vida mundana y el aparentar.

Pero así como el padre impone su voluntad, el hijo prefiere probar diversas experiencias.

Si es una niña, le encanta, como a su padre, gustar, llamar la atención, cultivar muchas relaciones, que sin embargo se quedan en superficiales.

Pero admira a su padre y se siente siempre muy cerca de él.