Padre Leo e hijo Sagitario

Si es un niño, el padre y el hijo establecen un clima de relación de sana camaradería, basada en una competición constante, a veces agotadora para su entorno, pero en la que no bajan jamás la guardia.

Su entendimiento es perfecto.

Si es una niña, quiere tanto a su Padre que hace todo lo posible por complacerle, sorprenderle, satisfacerle o darle motivos para que esté orgulloso de ella.

En cuanto a él, la quiere tanto, que le cuesta aceptar que ella se aleja.