Padre Leo e hijo Tauro

Si es un niño, está muy impresionado por la personalidad dominadora de su padre.

Ahí donde el padre se impone y reina, el hijo se conforma justo con la continuidad, sin correr jamás ningún riesgo.

Si es una niña, a menudo vive en la sombra de su padre, al que admira y respeta.

Al haber vivido con seguridad a su lado, o rodeada de cierta comodidad, no se plantea vivir en condiciones diferentes en la edad adulta.