Las mujeres Libra del primer decanato y el Amor

Casi siempre se dice de ella que es amable, sociable, encantadora y agradable. Su sentido de la armonía de las formas y los colores, su arte consumado para realzar su silueta, su gusto por el decoro, nunca ostentoso, siempre delicado y refinado, son muy apreciados por parte de su entorno, a veces incluso envidiados. Sin embargo, no es vanidosa en la expresión natural de sus dones.

Sus propios valores estéticos reflejan simplemente su necesidad visceral de equilibrio y armonía. A través de ellos, expresa esta sed de serenidad interior y serenidad social, que la lleva a encontrar el equilibrio en su vida amorosa, donde la pasión se mezcla con la delicadeza, donde la expresión formal y estética siempre es el reflejo de sus sentimientos y deseos profundos, donde todo en sus intercambios afectivos es idéntico, recíproco, mutuo y compartido.

Por ello, puede tardar un poco a la hora de tomar una elección; pero una vez lo ha hecho, se agarra a ella y siempre se las arregla, muy hábilmente, para que al otro le ocurra lo mismo.