Las mujeres Libra del segundo decanato y el Amor

Desmiente a quienes tienen prejuicios y enuncian lugares comunes sobre su signo natal, puesto que esta mujer lo es todo menos indecisa e influenciable. Ciertamente, su carácter es más bien conciliador.

Pero sabe tomar posiciones, zanjar las cuestiones cuando es necesario e incluso da muestras de un espíritu de independencia que a veces la hace salir de la norma, la cual, sin embargo, respeta. Más lúcida que instintiva, continuamente calibra y juzga a quienes pasan por su campo visual o evolucionan en su marco vital.

Nunca es víctima de los demás, de sus contradicciones, de sus sentimientos y de sus debilidades, tampoco lo es de sí misma, ni de los suyos. Muy exigente con ella misma, también se muestra puntillosa y selectiva respecto a los demás.

Para ella el amor implica vínculos afectivos sólidos, que se basan en relaciones interiores perfectas, respetando siempre el fondo y la forma. Según ella, la mentira, la traición y la hipocresía deberían eliminarse.