Las mujeres Libra del tercer decanato y el Amor

Su necesidad de justicia es tan grande que casi siempre le induce a aceptar compromisos desmedidos, a no saber tomar posición, a carecer de firmeza y determinación en sus decisiones, elecciones y opiniones.

En todo, aspira a vivir en paz y armonía con los demás y, si es posible, consigo misma. A tal efecto, busca sistemáticamente la armonía, convencida de que siempre nos podemos comprender, sean cuáles sean las diferencias entre los seres.

Mucho más enamorada, influenciable y dependiente de lo que parece de los sentimientos que experimenta y se le muestran, se revela lúcida y selectiva desde un punto de vista formal, pero es ingenua en el fondo. Normalmente le atraen más la espera, la esperanza, las aspiraciones y los deseos, que los mismos actos y hechos.

Le gusta concebir, imaginar y elaborar, pero los hechos demasiado repentinos y definitivos le pueden hacer perder sus facultades. Entonces, para protegerse de los nefastos efectos de su excesiva indulgencia, se refugia tras cierto moralismo.