Los hombres Libra del primer decanato y la profesión

Le gusta sentirse valorado por el contexto social y profesional en el que se mueve, incluso necesita saber que todos le aprecian, que cuenta con cierta estima y popularidad, justamente porque carece de lucidez y objetividad. No sabe ponerse de relieve a sí mismo. Tampoco tiene autoconfianza.
Por eso, busca la aprobación de personas que le rodean o que frecuenta en el marco de sus ocupaciones. Pero su preocupación por la conformidad y armonía social, de no hacer nunca nada en balde y poner a todo el mundo de acuerdo, hace de él un gran diplomático, un hombre que tiene el sentido justo de la colaboración y la participación, que tiene muy buenas aptitudes para ejercer una actividad social o desempeñar un papel político, a cualquier nivel. Se puede acudir a él para alcanzar compromisos o acuerdos firmes.