Los Hombres Libra del segundo decanato y el Amor

Posee un carácter más independiente de lo que parece e incluso una determinación interior que, aunque no se manifieste en sus actos, no deja de estar basada en sólidas convicciones, una ética inquebrantable y una selectividad natural que no regala nada. Por eso, tiene más facilidad para saber lo que quiere.

Indeciblemente, acaba ejerciendo una especie de poder personal, dicta su ley, pero siempre con matices y mucha sutileza, nunca de forma violenta, vengativa o imperativa. Quiere que sus elecciones sean precisas, eficaces y perfectas.

Nunca se engaña con los sentimientos que experimenta, ni con los que los demás sienten o expresan hacia él, sólo se compromete en una relación después de haberlo reflexionado mucho. Pero aunque aspire a la armonía social y afectiva más bella, le cuesta alcanzarla, porque es perfeccionista y muy exigente.