Madre Libra e hijo Piscis

Si es un niño, hace que la madre se sumerja en ese lado soñador, misterioso e inspirado, del que a veces se nutre en secreto.

Tienen un mundo muy particular y refinado, que puede ser una verdadera fuente de enriquecimiento mutuo.

Si es una niña, el hecho de que la madre viva de forma demasiado superficial puede ser desconcertante para la hiperemotividad de la hija.

No llega a comprenderla muy bien, lo que no les impide amarse plenamente.