Padre Libra e hijo Géminis

Si es un niño, sus relaciones son brillantes y animadas, basadas en una especie de complicidad, incluso en juegos permanentes.

El espíritu lúcido y selectivo del padre se convierte en el hijo en espíritu crítico acerbo, aunque con mucho humor.

Si es una niña, se siente totalmente cómoda cerca de un padre, cuyo espíritu, tan cambiante y crítico como el suyo, le sirve evidentemente como modelo.

Al igual que él, le encanta gustar, es sociable y adaptable.