Adrián

Se trata de un buen nombre que se encuentra situado bajo la protección solar, muy vivificante, y su natuleza es dinámica, atractiva y propulsiva. La influencia del Sol que recibe le confiere renombre, atracción magnética, idealismo celebridad y honores. Pero por otra parte, como no se trata de un nombre totalmente estable se halla expuesto a los celos y a los problemas familiares. Hay que andar con pies de plomo. Dos elementos predominan en la influencia psicológica del nombre. En primer lugar, la predisposición y las posibilidades de las manifestaciones de la voluntad, de la acción y de la expansión, y en segundo lugar aparecen las posibilidades de ser realista, tener sentido práctico y perseverancia. Los dos citados elementos se manifiestan con idéntica intensidad. A continuación aparecen en menor grado los indicios de imaginación, de inteligencia, de flexibilidad, de memoria, de avidez y de sensibilidad.
La lucha, el esfuerzo y la aptitud para dirigir, son fuertes y bien marcadas, y son iguales en fuerza e intensidad a la estabilidad. Las influencias que determinan la inestabilidad, el amor al cambio, la sumisión y la imitación de los demás son más débiles. La lógica y la clarividencia son también dos cualidades determinantes en Adrián. Clarividencia y buen consejo respecto a los asuntos de los demás; sin embargo, es preciso evitar ser demasiado crédulo para no convertirse en un blanco para los aprovechados. La situación general de los individuos que llevan este nombre no se encuentra nunca definitivamente establecida. Si bien los éxitos serán numerosos y las riquezas pueden llegar, esto no es todo, hay que saber conservar lo que se ha logrado adquirir. Sería una falta de esfuerzo y de valor anular,después del éxito las buenas perspectivas que se ofrecen ante vuestros ojos. Hay que imponerse sobre sí mismo, hacer prueba de un acto de voluntad y no dejarse llevar por las facilidades.
Planetas que influyen en el nombre Adrián
Adrián y los signos del zodíaco
Elementos útiles al nombre Adrián