Andrés

El Sol domina este nombre y le influye favorablemente. Le confiere idealismo, fidelidad, honores, renombre y atracción magnética. Pero este nombre recibe, a veces, rayos planetarios nefastos, está expuesto a malos sentimientos, a las vejaciones, a los celos y a las grandes luchas y complicaciones familiares. Sin embargo, los Andrés son los «niños bonitos» de la suerte y consiguen apartar de ellos las malas influencias. Aman el bienestar, cierto confort, y es muy posible que logren conseguirlos. Buena lógica y espíritu positivo. Prefieren la paz a la discordia, lo que quiere decir que harán lo posible por mantenerla buscando si es preciso, todos los caminos para la conciliación. Poseen un cierto egoísmo, pero al mismo tiempo se entregan a todos aquellos a quienes quieren. Son serviciales sin llegar a ser pesados. Gran necesidad de acción en las cosas propias y en las ajenas, las cargas pueden ser, a veces, grandes, pero se aceptan bastante y se soportan bien. Posibilidad de sentirse llenos de experiencia mientras son jóvenes debido al saber y a la inteligencia. La mayoría de las veces las ideas son buenas, las realizaciones fáciles y fecundas, sobre todo cuando se trata de profesiones liberales, artísticas o de un gran negocio. A parir de los cuarenta años se hace necesaria cierta higiene y ciertos cuidados preventivos de alguna posible enfermedad. Vigilad el corazón y el sistema nervioso, si lo hacéis llegaréis a una edad avanzada en perfecto estado de salud.
Planetas que influyen en el nombre Andrés
Andrés y los signos del zodíaco
Elementos útiles al nombre Andrés