Anselmo

Este nombre está bajo el signo de la sensibilidad, pues recibe dos influencias moderadoras que le dominan y que provienen de los planetas superiores. Su naturaleza es receptora, pasiva e imaginativa. Las influencias le confieren la suerte pura, la fecundidad en el sentido más amplio de la palabra, y los cambios y las modificaciones que le benefician. Pero en caso de malas influencias astrales, el nombre puede encontrarse expuesto a enemistades que desconoce, al temor y a la discordia. Si los portadores de este nombre son capaces de hacer algunos esfuerzos en el plano material tendrán cierta tendencia a estabilizar su carácter. Son en esencia poco prácticos y poco concretos, gentes difíciles de comprender a la primera impresión, pero no es así cuando se les llega a conocer. Naturaleza impresionable y poca facilidad para confiarse; no osan hacerlo. Centran la existencia en su vida interior, y su imaginación puede desarrollarse al máximo. Todo aquello que es romántico e incluso misterioso les atrae. Se ha dicho incluso de ellos que viven al borde de mundos invisibles. Su carácter es curioso, caprichoso y con frecuencia supersticioso. Sentimentalismo elevado, búsqueda de satisfacciones afectivas. Los Anselmo, por naturaleza, intentan gustar a los demás. El carácter, salvo excepciones difíciles de encontrar, es sensible, indulgente, comprensivo y generoso con los demás. Este nombre atrae las riquezas, pero cuidando la prodigalidad. Carácter soñador, el espíritu gusta de perderse en las altas esferas y reflexionar sobre todos los problemas, incluso sobre aquellos que escapan a la comprensión humana. Pero este «estar más allá» de la vida física es una necesidad de los Anselmo.
Planetas que influyen en el nombre Anselmo
Anselmo y los signos del zodíaco
Elementos útiles al nombre Anselmo